SEGRE

RIBERA D’ONDARA

El PSC pierde Ribera d'Ondara tras la censura y Aliança Catalana tendrá su segundo alcalde

Elisabet Jové releva a Francesc Sabanés, pero iniciará un permiso de maternidad y la formación de Sílvia Orriols tendrá la alcaldía accidental

Un pleno lleno de expectación pone fin a dos meses de tensiones

El ple de la moció de censura celebrat ahir.

El pleno de la moción de censura celebrado ayer. - X. SANTESMASSES

Publicado por

Creado:

Actualizado:

El PSC perdió ayer la alcaldía de Ribera d’Ondara, al prosperar la moción de censura de los 4 concejales en la oposición contra el gobierno socialista, en minoría con tres ediles. La portavoz de Acord per Ribera d’Ondara, Elisabet Jové, se convirtió en la nueva alcaldesa tras la destitución de Francesc Sabanés, pero en próximos días iniciará un permiso por maternidad, con lo que el único concejal de Aliança Catalana, Albert Puig, será alcalde accidental durante 4 meses. Asumirá estas funciones en un próximo pleno para establecer el nuevo cartapacio municipal.

Aliança Catalana tendrá así su segunda alcaldía en Catalunya, aunque sea de forma temporal. La de Ribera d’Ondara se sumará a la de Ripoll, en manos de Sílvia Orriols, líder del partido y que asistió ayer al pleno en la localidad de la Segarra. Por su parte, Jové y las otras dos concejalas de Acord Municipal llegaron a la moción de censura tras renunciar a la marca blanca de ERC, Acord Municipal. Lo hicieron a petición de la formación republicana, contraria a cualquier acuerdo con Aliança Catalana al considerarlo un partido de extrema derecha.La nueva alcaldesa afirmó que “no se trata de colores políticos, sino que es una cuestión de pueblo”. Destacó la necesidad de “poner fin a los insultos y provocaciones constantes contra ediles y vecinos” y criticó la “mala gestión y la falta total de transparencia que ha hecho el imposible el control de la actividad del gobierno” por parte de la oposición. Por su parte, Puig declaró emocionado que “hoy se abre un nuevo camino con gente ilusionada que tenemos como centro de nuestras decisiones el interés del pueblo”. Sabanés afirmó que deja la alcaldía “con la cara bien alta, sin dejar deudas y con proyectos sobre la mesa”. “Entré en un ayuntamiento endeudado donde nadie quería ser alcalde”, dijo. “La moción de censura era de lo poco que faltaba”, añadió. Reconoció haber sufrido desgaste político al estar a favor de tres parques eólicos en el municipio.El pleno puso fin a dos meses de tensión desde que se dio a conocer la moción de censura. Se celebró en una sala llena y dividida, con miembros del PSC y de Aliança Catalana y partidarios tanto de los socialistas como de los promotores de la censura. Antes de votarla se constituyó una mesa de edad. El edil de más edad, Carles Gené ( PSC) declaró que “me sabe mal que el pueblo esté dividido”. La más joven, Maria Castellà (Acord) expresó su deseo de un gobierno más próximo a los vecinos y más transparente.

tracking