SEGRE

COMARCAS

La Diputación proyecta ensanchar la carretera sin cambiar su trazado

Propone que la calzada pase de 4 a 6 metros de ancho, suavizar algunas curvas y construir taludes y drenajes

En el tramo de 3,5 kilómetros que no se reformó durante la década pasada

La major part del traçat de la carretera és d’uns quatre metres d’ample i haurà d’ampliar-se fins als sis.

La mayor parte del trazado de la carretera es de unos 4 metros de ancho y deberá ampliarse hasta seis. - GOOGLE MAPS

Creado:

Actualizado:

Un nuevo proyecto para ensanchar la carretera de Vilamòs (LV-5055) está sobre la mesa de la Diputación, propietaria de esta vía de seis kilómetros que da acceso al pueblo desde la N-230. Llega después de obras durante la década pasada para ampliar de cuatro a seis metros el ancho de la calzada en los dos extremos de esta vía: en los primeros 1,2 kilómetros desde la intersección con la carretera nacional y en el kilómetro final a la entrada de la localidad. Ahora se plantea la reforma de los más de 3,5 kilómetros restantes, con el firme deteriorado y en los que el trazado sinuoso y la calzada estrecha llegan a dificultar en algunos puntos los cruces entre vehículos de gran tamaño, como autocares y camiones.

La propuesta inicial de la Diputación pasaba por un nuevo trazado para el tramo central de la carretera, algo que requería importantes movimientos de tierras y suponía suprimir algunas de las curvas más cerradas del trayecto. Sin embargo, el gobierno de UA en el ayuntamiento de Vilamòs se mostró partidario durante el mandato anterior de reducir el impacto ambiental y paisajístico de esta obra (ver desglose). Años después, el proyecto que se someterá a la aprobación inicial del próximo pleno de la Diputación, prevé mantener en gran medida el trazado actual, si bien la calzada se ensanchará para llegar a los seis metros, se suavizarán ocho curvas a lo largo del tramo y se construirán unos 900 metros de taludes y drenajes para evacuar el agua de la lluvia. Asimismo, prevé sustituir el firme actual por otro de pavimento asfáltico. Esta actuación está valorada en 3,3 millones de euros, un coste inferior al de la propuesta inicial.La documentación del proyecto señala que esta opción supone “una menor afectación al medio natural al no tener que hacer variantes del trazado” y pretende “mejorar la integración paisajística de la carretera con su entorno”, con obras en consonancia con la intensidad del tráfico que recibe y evitando la construcción de “taludes, terraplenes y muros de contención que afecten al medio natural y generen un fuerte impacto paisajístico”. Los trabajos deberán completarse reforzando del firme en el kilómetro final a la entrada de Vilamòs.

El ayuntamiento pidió reducir el impacto de la obra sobre el paisaje

El proyecto inicial para reformar el tramo central de la carretera se planteó cuando CiU gobernaba la Diputación y CDA el ayuntamiento de Vilamòs. Hace cinco años, con ERC y Junts al frente de la corporación provincial y Unitat d’Aran (UA) en el gobierno municipal, se abordó la posibilidad de buscar alternativas con un menor impacto ambiental y paisajísitico. El alcalde, Oriol Sala (UA), afirmó que “un nuevo trazado hubiera dejado tramos en desuso de la vieja carretera en medio del bosque, lo que hubiera tenido un gran impacto en el paisaje”. Además, apuntó que la propuesta inicial “era un macroproyecto con un alto coste” y que, al optar por una alternativa menos costosa, “nos aseguramos de que se completen las obras”.

tracking