SEGRE

LLEIDA Y COMARCAS

Reabre el Eix Pirinenc tras casi 24 horas y el temporal deja hasta 90 centímetros de nieve

Con paso alternativo entre La Pobla y Gerri mientras se reconstruye el tramo de calzada afectado por un desprendimiento

Los embalses de la cuenca del Segre ganan más de 3 hectómetros tras las lluvias

Vista de la nevada des de Capdella.

Vista de la nevada desde Capdella. - PROJECTE4ESTACIONS

Creado:

Actualizado:

El Eix Pirinenc (N-260) quedó reabierto ayer tras el desprendimiento de rocas que el sábado obligó a cerrar el tráfico en esta carretera entre La Pobla de Segur y Gerri de la Sal (Baix Pallars). La vía estuvo cerrada casi 24 horas, porque la circulación de vehículos no se restableció hasta aproximadamente las 13.00 horas de ayer y lo hizo con paso alternativo. El subdelegado del Gobierno en Lleida, José Crespín, explicó que los técnicos del ministerio de Transportes trabajaron ayer en este tramo de la vía y sanearon el talud afectado. Crespín señaló que el paso alternativo se mantendrá mientras se reconstruye la parte de la calzada que la roca se llevó por delante.

Durante el tiempo en el que la carretera estuvo cortada, los coches se desviaron por la vía local que pasa por Peramea y Montcortés y después, por el puerto del Cantó y la C-14. La alcaldesa de Baix Pallars, Anna Sentinella, aseguró en declaraciones a TV3 que la primera es una carrera municipal que “no está preparada para soportar el paso de tantos vehículos”. El cierre del Eix Pirinenc fue la consecuencia más grave del temporal en las comarcas de Lleida. Las precipitaciones dejaron importantes lluvias y nevadas, que han beneficiado al esquí, especialmente a las estaciones de nórdico (ver página 8). Destacan los 90 centímetros de nieve nueva que se acumularon entre el viernes y ayer en las pistas de esquí de Boí Taüll, mientras que en Espot y Port Ainé se registraron 80 centímetros en el mismo periodo. Según el Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat), en Capdella cayeron 60 centímetros entre el viernes y el sábado; en Certascan, en cotas altas del Sobirà, 52; en Port del Comte, 41; y en la Bonaigua, 39. Además, aseguraron que fue la nevada más importante del invierno en la vertiente sur del Pirineo. Las precipitaciones de los últimos días han permitido también que los embalses de la cuenca del Segre ganen reservas de agua. En este sentido, Oliana y Rialb han sumado más de 3 hectómetros cúbicos desde el jueves. 

El primer pantano está el 51,8% de su capacidad y el segundo, al 31,4%, según los datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Mientras, la circulación por las carreteras se normalizó ayer por la tarde después de que el sábado las cadenas fueran obligatorias para transitar por una treintena de vías. A última hora de la mañana aún eran necesarias en la L-401 entre Fígols i Alinyà y Guixers y persistían los avisos por hielo en seis carreteras del Sobirà, la Cerdanya y el Solsonès. Durante la jornada de ayer las precipitaciones fueron más escasas y se registraron 4,6 litros por metro cuadrado en La Granadella, y 3,5 en Seròs. Para hoy se prevén nuevas nevadas en la Val d’Aran y el Sobirà.

tracking