SEGRE

Funcionarios de prisiones bloquean la entrada de la cárcel de Lleida para pedir más seguridad

Después del asesinato de una cocinera en Mas d'Enric, en una concentración que se repite en otras prisiones catalanas

Publicado por
Redacció

Creado:

Actualizado:

Los funcionarios de prisiones han iniciado este viernes por la mañana protestas en centros penitenciarios catalanes, entre ellos la cárcel de Lleida por la muerte de una cocinera en la cárcel tarraconense Mas d'Enric, en El Catllar, presuntamente a manos de un preso que después se suicidó.

Desde primera hora hay confirmadas concentraciones de funcionarios en las prisiones de Quatre Camins, Lledoners (Barcelona), Puig de les Basses (Girona), Mas d'Enric (Tarragona) y Ponent (Lleida). 

Los funcionarios no dejarán entrar a nadie en la prisión hasta que dimita la cúpula del servicio penitenciario

Los representantes de los trabajadores de la prisión de Lleida concentrados en la puerta del centro penitenciario han explicado a los medios que han iniciado el bloqueo a las 6 de la mañana que no lo levantarán hasta que "dimita la cúpula del servicio penitenciario". En este sentido, han explicado que dentro sólo hay los 14 trabajadores del turno de noche, que están haciendo los servicios mínimos, y que a primera hora sólo han dejado entrar a tres enfermeras para que pudieran administrar las medicaciones a los internos. Están valorando si relevaran los 14 funcionarios del turno de noche. "Son compañeros nuestros, los conocemos, somos conscientes de que se la están jugando por nosotros".

Desde CCOO denuncian que llevan años alertando del peligro de las políticas penitenciarias, "impulsadas por indicaciones de centros externos a la Generalitat, como observatorios de torturas que no existen en Catalunya", y que al final, con el asesinato de una compañera, "ha pasado que lo hace tiempo alertábamos que podía pasar". "Queremos seguir la legalidad y tener las condiciones de seguridad necesarias", han añadido.

Desde el sindicato UGT han insistido en que no se moverán de la puerta de la prisión hasta que el secretario general de prisiones y la consellera de Justicia dimitan: "Nadie entrará hoy. Ha llegado un extremo que ya no podemos más". El portavoz del sindicato en la prisión de Lleida ha defendido que "el buenismo no va a ningún sitio. Estamos para rehabilitar, pero a los internos que maltraten a compañeros o provoquen incidentes hay que tratarlos a reglamento, no se les puede dar buenismo"

En este sentido, el preso que el miércoles mató a una cocinera en la prisión de Mas d'Enric del Catllar había sido expedientado hace unos meses por una agresión a otro recurso. A raíz de este expediente, el hombre fue apartado de la cocina temporalmente pero se le permitió volver una vez superada la sanción interpuesta.

Acuerdan reforzar el servicio de la comida

Al mediodía, los trabajadores han acordado con la dirección del Centre Penitenciari Ponent la entrada de 14 funcionarios para reforzar el servicio de comida, durante el cual 28 trabajadores. A las dos de la tarde, una vez los internos hayan comido, saldrán los 14 trabajadores del turno de noche.

Este jueves, unos 200 funcionarios se concentraron ante la Conselleria de Justicia, Derechos y Memoria de la Generalitat al grito de "asesinos" convocados por seis sindicatos del sector con representación, que también lanzaron huevos y pintura roja a la fachada y pidieron la dimisión de la consellera Gemma Ubasart.

En Lleida centenares de funcionarios del Centre Penitenciari Ponent salieron a la calle para decir “basta ya” y denunciar la “dejadez” de la administración al llevar años denunciando el aumento de las agresiones

tracking