SEGRE

LLEIDA

Los funcionarios volverán a bloquear las cárceles si el Govern no cede

Un centenar de trabajadores de Ponent se concentraron ayer en recuerdo de la compañera asesinada en Mas d'Enric

Exigen nuevas políticas ante las agresiones

Minut de silenci ahir a les portes del Centre Penitenciari Ponent en record de Núria López.

Minuto de silencio ayer a las puertas del Centre Penitenciari de Ponent en recuerdo de Núria López. - ACN

Creado:

Actualizado:

En:

Un centenar de trabajadores del Centre Penitenciari Ponent se concentraron ayer a las puertas de la cárcel para rendir homenaje a Núria López, la cocinera de la prisión de Mas d’Enric asesinada hace una semana por un interno. Tras guardar un minuto de silencio y con pancartas que exigían el fin de las agresiones y recordaban que “Todos somos Núria”, la concentración acabó entre aplausos en recuerdo a su compañera. Indignación era el sentimiento más repetido entre los funcionarios, que el martes sufrieron un nuevo incidente en la cárcel de Lleida, ya que la intervención en una pelea entre internos que causó lesiones a cuatro trabajadores. “Una semana después del asesinato de Núria, no ha cambiado nada. 

Prueba de ello fue que en el primer día de abrir el centro tuvimos una jornada de perros con una pelea. No podemos trabajar así. Esto es inviable y la administración no quiere darse cuenta”, denunció Alejandro, representante sindical de UGT. “Los compañeros están muy indignados, lo de Núria puede volver a pasar y si esto no se mueve, la semana que viene volveremos a cerrar centros, porque no nos queda otra”, remarcó. Según Alejandro, los funcionarios “trabajamos en condiciones muy pésimas y tiene que haber dimisiones en Justicia y un cambio de interlocutores para poder dialogar”.

En la misma línea, Modesto Berciano, representante de CSIF, recordó que el año pasado hubo 113 agresiones en la cárcel de Lleida. “Hubo fracturas, pérdidas de visión y auditivas, intentos de agresión sexual e intentos de asesinato”, denunció. Según Berciano, se necesita más personal y reformas arquitectónicas en el caso de Ponent. Asimismo, señaló que se trata de un “un grupo minoritario de internos que está perjudicando gravemente el funcionamiento de los centros con el amparo de la administración”. También apuntó a la falta de autoridad que sufren los funcionarios. Para hoy se prevén más manifestaciones en Barcelona coincidiendo con la compararencia de la consellera de Justicia, Gemma Ubasart, en el Parlament.

La primera reunión tras las protestas, sin acuerdo

La reunión de ayer entre los seis representantes sindicales de prisiones y la vicepresidenta del Govern, Laura Vilagrà, acabó sin acuerdo. Los trabajadores calificaron el resultado de “decepcionante” mientras que la portavoz del Executiu, Patrícia Plaja, dijo que “el punto de partida de las negociaciones” no puede ser la dimisión del secretario de Medidas Penales, Amand Calderó. En cuanto a posibles protestas en las cárceles, avisó de que no se pueden hacer huelgas encubiertas. Más de 300 trabajadores se concentraron en la plaza Sant Jaume de Barcelona. Un sobrino de la cocinera asesinada en Mas d’Enric aseguró que “hace siete días que me quitaron la posibilidad de abrazar a mi tía” y exigió que el Govern asuma la responsabilidad por su muerte con dimisiones.

«Las agresiones no tienen consecuencias»

tracking